No cabe duda que el Señor se está moviendo en esta generación. En todo lugar vemos gente viniendo al conocimiento del evangelio, iglesias locales creciendo, y nuevos ministerios que se levantan con un renovado deseo de proclamar a Jesús como la única esperanza de salvación en un mundo tecnológicamente avanzado pero espiritualmente sediento.

Hay toda una nueva generación de jóvenes creyentes que están impactando con su fe sus comunidades, sus instituciones educativas y sus ambientes laborales. En el área de la música y las artes, Dios está levantando una joven pareja para bendecir con sus canciones a la iglesia en América Latina. Jonathan y Sarah Jerez son un matrimonio que con sus voces, música y canciones están siendo parte de esta nueva generación deseosa de ver que el nombre de Jesús sea conocido, adorado y proclamado.

El álbum

“Vivir Es Cristo” es un álbum compuesto de 12 canciones, 10 composiciones originales, un himno tradicional (Sé Mi Visión) y un cántico tradicional (Dame A Cristo).

Musicalmente el sonido es bastante actual, guitarras eléctricas bien ejecutadas, una base rítmica muy sólida, y una sección de cuerdas en algunas de las canciones que, junto a las guitarras acústicas, le añade suaves matices al álbum. Aunque los Jerez residen en República Dominicana, no hay influencias ni ritmos de música latina. Más bien, el sonido pudiera decirse que suena más “americano”. Esto quizá por la influencia de Ben Gowell, productor musical y arreglista  que también ha trabajado con el conocido director de alabanza y músico Paul Baloche.

Las voces de Sarah y Jonathan son muy agradables al oído y se acompañan y armonizan mutuamente de manera natural. La mezcla es bastante buena, pues te da la oportunidad de apreciar la música sin que sobrepase los niveles de las voces.

Algo que notamos inmediatamente es que las canciones de esta producción están saturadas de verdades de las Escrituras y referencias Bíblicas. De hecho, en las notas del CD los Jerez nos dicen: “El propósito de nuestro ministerio es proveer para las iglesias locales música y recursos de adoración que sean saturados de la Palabra y centrados en la maravillosa obra de redención de Dios por medio de su Hijo Jesucristo”. ¡Cuánto necesita la iglesia hispana de recursos así!

Es importante destacar que cada una de las canciones del álbum “Vivir Es Cristo” mantienen un tema central. Esto es encomiable, puesto que con el enorme incremento de canciones y composiciones de adoración, encontramos que muchas composiciones no cuentan con una cohesión lírica que unifique el mensaje central de cada canción. Un buen ejemplo es “Yahweh”, que hace un recuento de la historia de redención revelada en el carácter mismo de un Dios Santo:

Una canción que me llama la atención de manera particular es “Recordamos Hoy (Canción De Comunión)”. Esta es una hermosa melodía que habla específicamente de la ordenanza de Jesús a participar como iglesia de la Santa Cena. No todos los días encontramos canciones sobre la Comunión en proyectos de alabanza en español, aunque en todas las iglesias, por encomienda misma del Señor Jesús, debemos estar celebrando la comunión periódicamente.

En memoria de ti yo vengo

De tu pan quiero comer

Y a tu mesa me acerco

Tu copa quiero yo beber

 

Cristo he venido a adorarte hoy

y tu calvario a recordar

Tu amor en la cruz y el misterio

de tu muerte en mi lugar

 

Hoy recordamos tu sacrificio Señor

Al celebrar tu santa comunión

Recordamos tu incomparable amor

Que nos ha dado tu perdón…

Recordamos la gracia que nos alcanzó

Y a tu mesa nos sentó

Recordamos hoy.

Otra canción que me cautivó es la titular “Vivir Es Cristo”. Esta composición hace frente de manera directa, honesta pero sobre todo bíblica al tema del sufrimiento. Uno esperaría que un tema tan sensible como este sería abordado con una balada, pero los Jerez escogen más bien un ritmo mid-tempo para invitarnos a cantar con esperanza pero también con gozo:

¿Cómo recibiré de ti el bien, y el mal rechazaré?

Si sé que té eres Señor, Soberano y Justo

¿Cómo he de alabarte en bendición y olvidarte en el dolor?

Si sé que tienes el control de toda tu creación

 

Bendito sea el nombre del Señor en todo tiempo

Se haga tu perfecta voluntad en mi

Trae gloria a tu nombre a través de mi aflicción

y dame tu gracia para ver que vivir es Cristo. 

Uno puede identificar detrás de estas hermosas letras las palabras de Pablo a los filipenses, de David en los salmos, de Job en su aflicción, y aun del mismo Señor Jesús en Getsemaní. Y es que esta es precisamente una de las mayores habilidades de Jonathan Jerez como compositor, el poder consolidar distintas referencias y verdades bíblicas y poder unirlas en una sola obra, para que la iglesia pueda cantar canciones saturadas de la Palabra de Dios.

Una ultima observación sobre el álbum, que bien pudiera ser una desventaja técnica o un edificante desafío: las canciones de este disco son largas. No son el típico “verso de cuatro líneas, coro de cuatro líneas, y un pequeño puente para darle variedad”, que tanto han estado presentes en el repertorio de alabanzas de nuestras iglesias locales en los últimos años. Yahweh, por ejemplo, tiene 4 versos, dos pre-coros y un coro. Afortunadamente, las melodías de las canciones son, como se dice comúnmente, “bastante pegajosas”, que facilitan el fluir y la retención de las palabras.

Personalmente, quisiera animar a cada pastor y líder de adoración a que antes de ser tímidos y subestimar la capacidad de retención de nuestros congregantes, consideremos esto como una excelente oportunidad para esforzarnos en enseñar, aprender y cantar canciones saturadas de verdades bíblicas y ricas del mensaje del evangelio. Recordemos que al fin y al cabo estamos llamados precisamente a esto, así como la Escritura claramente lo dice: “Que la palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes, con toda sabiduría enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en sus corazones”, (Col. 3:16). Que el Señor nos provea de más recursos para hacer esto mismo.