Presente o ausente, todos hemos tenido un padre. Y todo padre ha dejado una huella en sus hijos. Esa huella puede ser mayormente buena, pero en muchos casos —tristemente— es mayormente mala.

Muchas veces esto mismo es lo que no nos permite acercarnos y confiar en Dios como el Padre Celestial que es. Leemos nuestras Biblias y vemos a Jesús siempre refiriéndose a Dios como “Padre” (Juan 17), y enseñándonos a orar diciendo “Padre nuestro” (Mateo 6:9). Sin embargo, en ocasiones no mostramos incluso a nuestro Padre celestial las heridas o problemas que hemos enfrentado con nuestro padre terrenal; sabemos que Dios las conoce, pero no lo platicamos con Él.

En “Problemas paternales”, Cole Brown nos lleva a examinar 7 heridas muy frecuentes, y nos muestra cómo la Palabra de Dios da respuesta y consuelo.

El inicio de una travesía

Obviamente este es solo un paso más en el camino de restauración en el que Cristo nos lleva; el mismo autor en su conclusión nos invita a verlo como “una travesía que acaba de comenzar” (p. 65). Son 81 páginas de verdadera exposición de nuestro corazón a la Palabra de Dios; donde pensarías encontrarte en vergüenza, encontrarás sanidad, abrazo y fortaleza.

Aunque contiene una guía de discusión para quien prefiera estudiar el libro en grupos pequeños, el contestar esta guía de forma personal también nos lleva a reflexionar profundamente en aquellos temas que es necesario que conversar con Dios.

El autor nos menciona algunas de las consecuencias que los problemas paternales producen en nuestras vidas, desde una identidad confusa, la idolatría a la autoridad, miedo a fracasar, sentirnos condenados a repetir los pecados de nuestros padres, vergüenza de quiénes somos, enojo hacia nuestros padres, y amargura.

Brown nos recuerda: “Dios te ha dado libremente lo que tu padre terrenal no te dio. Te dio una identidad y propósitos claros. No te los da porque tú lo escogieras ni porque los merecieras. Te los da porque te escogió y le gusta dar regalos a sus hijos indignos” (p.19).

Mi conclusión personal al leer Problemas paternales es muy sencilla: Mi padre terrenal no me enseñó a conocer ni amar a mi Padre Celestial; sin embargo, mi Padre Celestial me enseñó a perdonar y amar a mi padre terrenal.

No es fácil, pero es necesario

Este es un libro que por el tema muchos querrán sacarle la vuelta; no nos gusta quedar expuestos, pero debemos recordar que podemos confiar en Dios y exponer nuestro corazón ante Él… ¡nuestro Padre siempre obra para nuestro bien! El mismo autor reconoce que no es fácil adentrarse en estos temas, y exponer nuestros corazones; Brown nos dice: “gracias por amar a Jesús y a su gente lo suficiente para entrar a esta oscuridad con la luz de Jesús” (p. 7).

Para los que hoy son padres, este libro les guiará a reflexionar acerca de cómo unirse a nuestro Padre Celestial para junto con Él sanar a tus hijos de las heridas que podrías haber ocasionado. Aunque es difícil reconocer nuestros errores, es mejor unirnos al Señor ahora para que la herida no siga creciendo. Seamos instrumentos en Sus manos: no hay un lugar más seguro en el cual estar.


Cole Brown. Problemas paternales: Cómo Dios sana heridas causadas por padres ausentes, abusivos y distantes. 2016. Editorial Humble Beast, 81 pp.