Este artículo también está disponible en inglés. 

Para cuando Gerson Morey tenía 35 años, prácticamente estaba a cargo de una megaiglesia hispana en la Florida con 9,000 miembros, la cual predicaba el evangelio de la prosperidad.

Como la mano derecha del pastor, Morey estaba a cargo de mil “grupos de vida”, predicaba cuando el pastor estaba de viaje, y era el escritor “fantasma” de su libro. (El prólogo fue escrito por Cash Luna, uno de los predicadores de la prosperidad con más influencia en Latinoamérica).

En el 2007, la revista Outreach dijo que esa iglesia era una de las congregaciones con mayor crecimiento en los Estados Unidos.

Por esas fechas alguien le regaló a Morey La búsqueda de Dios por A. W. Tozer.

Le impactó la idea de que “la religión ha aceptado la monstruosa creencia de que el ruido, el tamaño, la actividad, y el estruendo, hace que un hombre sea querido por Dios”.

“Eso me confrontó porque mi teología era que si tenías números, que si ganabas las almas, y si tenías una iglesia grande, esa era la bendición de Dios”, dijo Morey. “Si sirves todo el tiempo en una iglesia —sin importar cómo está tu familia— y si causas estruendo en todo lo que haces”, Dios te bendice.

“Memoricé la frase de Tozer”, dijo Morey, quien puede recitarla perfectamente hasta hoy.

“La segunda cosa que me impactó fue cuando él empezó a  enseñarme que somos depravados, gente mala”, dijo Morey. “Nunca había estado al tanto de eso. Durante todos mis años como creyente, nunca fui consciente de mi propio pecado, de mi debilidad, de mi propia depravación”.

Intrigado, encontró otros libros por Tozer, y cada vez que otro autor era mencionado, Morey adquiría el libro. Leyó a Jonathan Edwards, luego a Agustín, luego Martyn Lloyd-Jones.

Su teología en transición empezó a mostrarse en su predicación y consejería. Las pruebas no eran castigos por no creer o por orar lo suficiente, le dijo a su congregación. El sufrimiento es aquello que los creyentes deben soportar, y Dios da gracia en medio de ello.

La gente no se quejó. De hecho, le dijeron que les gustaba, y las ventas de sus predicaciones en DVD en la librería aumentaron.

Pero ni la influencia significativa de Morey fue suficiente. “Esa iglesia era un espectáculo a cargo de un solo hombre”, dijo. “El pastor era el ser supremo. No había un grupo de ancianos con voz de autoridad en la iglesia”. 

Jairo Namnún (izq.) y Gerson Morey.
Jairo Namnún (izq.) y Gerson Morey.

Cuando Morey sugirió que los líderes de grupos pequeños se entrenaran teológicamente, le dijeron que no. Cuando la gente se inquietaba por cómo se hacían las cosas, podía ofrecer consuelo pero no cambio.

“Estaba entregado a servir a la gente, pero llegó el punto en el que me sentía parte del sistema”, dijo.

Así que Morey se salió, dejando atrás su sueldo, influencia, y el favor de un hombre altamente reconocido en los círculos del evangelio de la prosperidad.

¿Su plan? Regresar a su antiguo trabajo como asistente dental.

Pero antes de que pudiera aplicar de nuevo, varias familias de su antigua iglesia le pidieron que comenzara una nueva congregación. Insistieron mucho: uno de ellos llegó a su casa con su diezmo en un sobre.

Cuatro años después, Morey ministra a unas 250 personas en Día de Adoración, la cual pertenece a la Convención Bautista del Sur.

“Estoy feliz”, dijo. “Sirvo al Señor con mi familia. Dios nos ha dado una pequeña y hermosa iglesia. La gente está creciendo. Aman el evangelio. Nuestro lema es: ‘Existimos para enseñar y para crecer en el conocimiento de Cristo’, porque eso no lo teníamos antes”.

Cursando ya por la mitad de la Maestría en Divinidad en Knox Theological Seminary, Morey también contribuye regularmente  a la Coalición por el Evangelio. Aunque su transformación ocurrió en Florida, el nativo de Perú está entre los miles que integran el movimiento de los “jóvenes, inquietos, y reformados” en Latinoamérica.

“Es un movimiento bastante joven”, dijo Jairo Namnún, director ejecutivo de Coalición. Pero no es tanto más joven que el movimiento en los Estados Unidos, que comenzó a crecer cerca del 2006. Y como la versión norteamericana, ha estado creciendo rápidamente.

Coalición comenzó en el 2013 con cuatro artículos al mes; el día de hoy pública entre 12 a 15 artículos a la semana. El sitio tiene 300,000 usuarios y 1.4 millones de visitas en la página cada mes, representando alrededor del 15 al 20% del tráfico total de TGC.

Las conferencias, en donde se enseña la teología reformada también están creciendo en número y frecuencia, al igual que las ventas de libros con esta vertiente. En el 2010, Poiema Publicaciones, que es un ministerio de publicación reformado, sacó dos libros, dijo su director, David Adams. Este año lanzaron dieciocho.

“Hay muchas puertas abiertas”, dijo. “No podemos atravesarlas todas”.

Principios

Martín Lutero escribía sus tesis, Enrique VIII continuaba sus amoríos con ocho esposas, Juan Calvino publicaba sus Institutos, y la reina Isabel la Católica conquistaba Latinoamérica para España y el papa.

Ella suprimía “cualquier cosa no católica a través de medios de coerción, como la inquisición española”, dijo Juan Sánchez, pastor principal de High Pointe Baptist Church en Texas, y miembro de los consejos pastorales de TGC y Coalición. “Los indígenas y las tribus fueron forzadas a abrazar el catolicismo, o morir, o ser esclavos… como resultado, no hubo reforma en el mundo hispanoamericano”. 

República Dominicana.
República Dominicana.

Si bien hay algunos misioneros reformados (como los padres de Adams, quienes ministraron en Colombia), la teología reformada no floreció hasta recientemente.

“A través del internet —YouTube, ministerios en línea, etcétera— jóvenes hispanos han sido expuestos a ministerios como los de John Piper, Albert Mohler, y Tim Keller”, dijo Sánchez.

La conferencia de Piper

Como en la versión estadounidense, la versión latinoamericana del movimiento de los jóvenes, inquietos, y reformados le debe mucho a John Piper.

Desiring God comenzó alcanzar a Latinoamérica en los 90s, invitando a pastores a conferencias en la iglesia Bethlehem Baptist, pastoreada por Piper, y después, traduciendo material al español. Su influencia creció, y en el 2010 él accedió a hablar en una conferencia auspiciada por la iglesia reformada más grande en República Dominicana: Por Su Causa.

“La conferencia era gratuita y sin inscripción”, dijo Namnún. Los organizadores pusieron unas 5,500 sillas, pero “nunca pensamos que sería posible” tener a tanta gente.

“Honestamente, no sabíamos qué esperar. Sí recuerdo a grupos de personas —docenas— orando sobre las sillas, pidiéndole a Dios que trajera y ministrara a la gente”, dijo. “Y luego, el primer día llovió a cántaros, así que estábamos un poco asustados”.

No debieron haberlo estado. El lugar se llenó con unas 5,000 personas en las sillas.

“La energía era, como uno esperaría, tremenda” dijo Piper, “y para mí era perfecto”.

Dio cinco pláticas. Para aquellos presentes, era un momento histórico.

Piper hablando en la República Dominicana (2010).
Piper hablando en la República Dominicana (2010).

“En ese tiempo sabía que era la congregación de personas más grande en el país con una bandera reformada”, dijo dijo Bill Walsh, director de alcance internacional en TGC. “Sabía que era más grande de lo que esperaban. No creo que sabíamos que abriría la puerta y dejaría entrar la Reforma en Latinoamérica”.

“Cuando uno está en el movimiento así, las líneas no se ven claramente”, dijo Piper. “Así que uno pone la mano en el arado e intentar cavar el mismo surco derecho como siempre, y dejar la historia al Señor”.

Izando la bandera

En las conferencias, y después en el sitio de Coalición, las personas comenzaron a hacer conexiones.

“Empecé a conocer hombres —a quienes veía en el internet o venían a las conferencias— con historias similares”, dijo Carlos Contreras, miembro del consejo de Coalición y pastor de la Iglesia Gracia Soberana en Juárez, México, con 750 miembros. Venían “de trasfondo carismático o pentecostal, no satisfechos con lo que veían o hacían, y comenzaban a leer o investigar y descubrir las doctrinas de la gracia”.

La conferencia y la Coalición fueron como una “bandera izada” bajo la cual pudieron juntarse, dijo. “El movimiento comenzó a crecer exponencialmente”.

Uno de los roles que The Gospel Coalition ha hecho en los EE. UU. es el de conectar pensadores reformados, también. Pero ambos movimiento no son exactamente iguales.

“Siempre han habido iglesias reformadas en los Estados Unidos”, dijo Contreras. En Latinoamérica no hay libros puritanos que desempolvar, o una multitud de sermones históricos para leer y aprender.

“Lo que estamos viendo en el mundo de habla hispana es la vibración, el comienzo de un despertar al evangelio y a la teología de la Reforma”, dijo Hannibal Rodríguez, pastor principal de la Iglesia del Pueblo en Wheaton, Illinois. Al igual que Morey, Rodríguez también observa un mover teológico en los hispanos que viven en los Estados Unidos. “Estamos orando por un despertar que crecerá a convertirse en una verdadera Reforma protestante en español”.

Las doctrinas de la gracia son un mensaje especialmente crucial en Latinoamérica, donde el catolicismo representaba el 90% de la población en los 60s . Para el 2014, el número bajó a 69%, con muchos cambiándose al protestantismo (4% en 1970, lo que subió a 19% en el 2014).

Este cambio ha sido primariamente debido al pentecostalismo.

“La expansión de las iglesias pentecostales y carismáticas sucedió en los setentas con el ‘Jesus Movement’ (Movimiento de Jesús) y los avivamientos carismáticos en el mundo”, dijo Contreras.

Encontró un terreno fértil en Latinoamérica, porque debajo del catolicismo estaba el animismo: la creencia indígena que todas las cosas tienen alma.

Cuando un animista se convierte al cristianismo “dejen de creer las mentiras comunicadas por los espíritus malignos; sin embargo, siendo nuevos creyentes, a veces mantienen su creencia de que Dios frecuentemente habla a través de ángeles, apariciones divinas, sueños, visiones, y otras revelaciones que contradicen la Palabra de Dios”, escribió el pastor Miguel Núñez. “Narrar estas experiencias se ha convertido en la norma en muchos servicios de adoración, de oración, y eventos de ‘avivamiento’”.

En el 2014, más de la mitad de los protestantes latinoamericanos se identificaban como pentecostales, atraídos en parte por las promesas de sanidad sobrenatural y favor de Dios. De hecho, esas declaraciones son tan populares que en casi cada país que investigó el Pew Research Center, por lo menos 20% de los católicos dicen ser carismáticos. Y la gran mayoría de católicos y protestantes dijeron que “Dios dará salud y dinero a los creyentes que tienen suficiente fe”.

Mayormente desconocida

Mientras tanto, la enseñanza reformada no es que sea rechazada en Latinoamérica, sino que, mayormente, es desconocida.

“Las personas en el movimiento de la prosperidad o carismáticos fueron enseñados así”, dijo el pastor Kike Torres, quién es líder en Horizonte, una iglesia de Calvary Chapel en Querétaro, México. “Si los amas, y si modelas cómo las doctrinas de la gracia impactan tu vida, se abren y te escuchan”.

David Sills, quien es un misionero experimentado y profesor en el Southern Baptist Theological Seminary (SBTS), dice lo mismo.

“Una de las cosas que me encantan de la Iglesia latina es la ausencia de ‘equipaje’ que a menudo tenemos en una iglesia estadounidense”, dijo. “Por ejemplo, cuando le muestro a un latino cómo la Biblia enseña las doctrinas reformadas, a menudo lo aceptan como bíblico sin mucha dificultad. No es lo mismo con la mayoría de los gringos”.

Cuando Torres fue llamado a su congregación hace casi siete años, su iglesia estaba en estado “anémico”, dijo. El pastor anterior “no quería predicar sobre el arrepentimiento, o el infierno, o nada que pudiera molestar a la gente”.

Torres comenzó una serie de sermones sobre la vida de Jesús, predicando versículo por versículo a través de Tito y luego Jonás. Bajo su liderazgo, la congregación creció de 200 a 1,800, dijo. Este verano fueron anfitriones de una conferencia nacional de consejería bíblica que atrajo a 1,000 personas de 90 distintas iglesias en seis países diferentes. 

“Todo pastor en la ciudad me pregunta: ‘¿Cómo le estás haciendo?’”, dijo Torres.

Torres dice que está “solamente predicando la Biblia”; pero hace más que eso.

Está usando la predicación expositiva. Está buscando educación, tanto yendo a conferencias, como también comenzando una maestría en el Southeastern Baptist Theological Seminary este otoño. Se enfoca en la idea —que acredita al pastor Luis Méndez y Piper— que el 80% de su vida privada con Cristo sostendrá el 20% que es pública.

Y está pensando mucho sobre la humildad.

“Veo más y más iglesias regresando a la Palabra, a la teología reformada”, dijo. El peligro es que a veces “los pastores con esta bandera [reformada] la están usando para juzgar y condenar”.

Justin Burkholder, un misionero de TEAM (The Evangelical Alliance Mission) en la ciudad de Guatemala, plantador de Iglesia Reforma, y coordinador en Guatemala de la red de plantación de iglesias Acts 29, está de acuerdo con esto.

“Hay mucho celo por la doctrina correcta”, dijo. “Al mismo tiempo, el celo se sale de control y se convierte en pura condenación”. Esto se puede convertir en una“caza de falsas doctrinas”, lo cual es sencillo en el internet.

“Muchos usuarios en el internet se enfocan en identificar y denunciar la falsa doctrina” dijo Burkholder. “Es muy similar a lo que en los Estados Unidos llamamos “un calvinista en la ‘etapa de la jaula’ (Cage-stage Calvinist)”.

Pero Latinoamérica tiene sus propios Pipers y Kellers. A la Iglesia Bautista Internacional en Santo Domingo, República Dominicana, pastoreada por Miguel Núñez, asisten 2,500 personas semanalmente. A 15 minutos, Sugel Michelén le predica a 1,200 a la semana en la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo.

Las dos “ofrecen modelos maduros de liderazgo”, dijo Sam Masters, presidente del Seminario William Carey en Córdoba, Argentina. El seminario ofrece clases en línea a pastores de habla hispana, manteniendo “una teología conservadora e histórica”.

Núñez y Michelén le dan peso al movimiento que rápidamente madura, dijo Masters. “A veces me sorprendo cuánto aprenden los jóvenes solo por buscar en el internet”.

Como Sánchez, ve el internet como una llave que ayudó a abrir los movimientos reformados en los Estados Unidos y Latinoamérica.

“Es similar a la manera en que hace 500 años la imprenta rompió el monopolio de palabra escrita y propagó las enseñanzas de los reformadores magisteriales”, dijo Masters. “Por el internet, The Gospel Coalition y algunos de los principales líderes reformados en los Estados Unidos han tenido un efecto directo en Latinoamérica”.

En su contexto

Pero no todos los libros norteamericanos, al igual que los artículos y las ideas, pueden traducirse al contexto latinoamericano. Las dificultades culturales y sociales —desde una arraigada historia en el catolicismo, a la emigración y cómo afecta las dinámicas familiares— son lo suficientemente diferentes para que una traducción directa sea a veces confusa o irrelevante.

Así que, aunque mucha de la fundación básica del pensamiento viene de los Estados Unidos (quien la encontró en la Ginebra de Juan Calvino, la Holanda de Abraham Kuyper, y la Inglaterra de los puritanos), los latinoamericanos se la han estado apropiando.

Dos tercios del contenido en Coalición es original para Latinoamérica, dijo Namnún. Y en los últimos tres años, Publicaciones Poiema ha lanzado títulos por Núñez, el pastor colombiano Diego Cardona, y el presidente de la Coalición Juan Sánchez.

David Adams, director de Poiema, dice que los últimos años otras casas de publicación han estado también contribuyendo a la lista creciente de recursos saludables en español. LifeWay trajo a Cris Garrido —graduado de SBTS y parte de la iglesia de Núñez en Santo Domingo por varios años— como director de las publicaciones en español en el 2014. De esta manera se han movido recursos para publicar libros por autores reformados latinoamericanos como Sugel Michelén y Otto Sánchez.

Miguel Núñez en conferencia en Guatemala.
Miguel Núñez en conferencia en Guatemala.

“Estoy muy agradecido por este enfoque Cristocéntrico”, dijo Adams sobre Garrido; “también están publicando a Tim Keller, Al Mohler, y Miguel Núñez… muy buenos recursos”.

Juntos, Poiema y LifeWay están ayudando a cambiar el panorama de las librerías cristianas en Latinoamérica, las cuales se ven “absolutamente” diferente a como se veían hace siete años, dijo Adams.

“Estamos tratando de ganarnos a quienes venden libros”, dijo Adams. “Cuando se emocionan, le dicen a los clientes: ‘Tienes que leer este libro’”.

Poiema ahora embarca casi 75,000 libros al año, y la conferencia que auspicia con Tedd Trip atrajo el año pasado a más de 2,000 personas. “Estamos viendo gran crecimiento saludable”, dijo. “La gente está hambrienta”.

Efecto de ondas

Algo de este entusiasmo latinoamericano está llegando hasta el norte.

“Durante los últimos 10 años más o menos, hemos visto tanto a Latinoamérica influenciando a la iglesia latina en los Estados Unidos, y también a las iglesias latinas reformadas en los Estados Unidos influenciando a Latinoamérica”, dijo Rodríguez. “Desde Latinoamérica, pastores como Miguel Núñez y Sugel Michelén, entre otros, están siendo de mucha influencia en círculos latinos. Y ya que casi todos los inmigrantes tienen familiares en Latinoamérica, lo que pasa en Latinoamérica llega a los Estados Unidos de una manera u otra”.

“Ha sido muy emocionante ver las doctrinas de la gracia saliendo por los poros de la iglesia en Latinoamérica”, dijo Ben Peays, director ejecutivo de TGC. “Hay una emoción que es difícil encontrar en los Estados Unidos. Aunque Coalición solo tiene unos dos años, estamos aprendiendo mucho de ellos”.

Tim Keller en conferencia en Cd. de México.
Tim Keller en conferencia en Cd. de México.

Contreras está escuchando “más y más comentarios de hermanos y hermanas norteamericanos que ven como refrescante la manera en que hacemos las cosas”. En una área sin muchos pastores entrenados y sin recursos organizacionales, los latinoamericanos se ven forzados a confiar fuertemente en la oración y en el Espíritu Santo.

“Cuando tienes muchas cosas, eres tentado a poner tu confianza en esas cosas”, dijo. “Eso se refleja en el pánico que veo [en los Estados Unidos] por el sistema político, preguntándose qué le sucederá a la iglesia”:

El efecto de ondas no se detiene en Norteamérica. “Dios está llamando una fuerza misionera desde Latinoamérica”, dijo Sills.

Torres está de acuerdo.

“Estamos creciendo como movimiento, y llegará a su madurez quizá en una década”, dijo. “Oramos que tengamos siempre ese corazón que aprendimos [de los Estados Unidos] —que hay que llevar esta [teología] a más personas en otros lenguajes”.