Muchos cristianos pueden hablar con destreza sobre cualquier doctrina que la Biblia contenga. No tienen mucha dificultad al enseñar sobre la justificación, o la predestinación; pero cuando se trata de hablar sobre la revelación progresiva de Dios en toda la Biblia, comienzan a titubear.

Como creyentes debemos saber movernos con facilidad en toda la Palabra. Debemos entender cómo encajan todas las partes. No solo saber explicar cómo era el templo, sino que podamos comenzar en el Edén, donde Adán y Eva no tenían necesidad de un templo, continuar con el tabernáculo en el desierto, pasar a las profecías de Ezequiel sobre el nuevo templo, hasta llegar a Jesús como aquél que “hizo tabernáculo” entre nosotros (Jn. 1:14) y a la iglesia como “un templo santo en el Señor” (Ef. 2:21).1 Manejar la Biblia con precisión no es solo sistematizar sus enseñanzas, sino ver cómo la Escritura armoniza como una unidad coherente.

Aunque es un libro pequeño, “El gran panorama divino” nos habla de la Biblia de comienzo a fin. Vaughan Roberts nos ofrece una herramienta útil para entender la revelación de Dios, desde la creación hasta la nueva creación.

Teología bíblica

¿Qué es la teología bíblica? “La Teología Bíblica es aquella rama de la Teología Exegética que trata con los procesos de la auto-revelación de Dios depositada en la Biblia”.2 Dios reveló su Palabra en un contexto de tiempo-espacio, escogiendo un marco histórico en particular. La teología bíblica nos ayuda a identificar el mensaje principal de la Biblia, a comprender su unidad, a relacionar el Antiguo Testamento con la Persona y obra de Jesucristo, y a entender cada doctrina dentro del mensaje completo de la Biblia.

La Teología bíblica observa la revelación progresiva de la salvación, mostrando cómo desde “el Antiguo Testamento los diferentes sacrificios nos conducen al perfecto sacrificio ofrecido por Jesús al morir en la cruz” (p. 72).

¿Un tema que unifique toda la Biblia?

Vaughan Roberts, al igual que Graeme Goldsworthy y muchos más, afirma que el tema que unifica la Biblia es “El reino de Dios”. Después de todo, Jesús comenzó su ministerio diciendo “El tiempo se ha cumplido… el reino de Dios se ha acercado” (Mr.1:15). Otros, como Jeff Purswell, opinan que el tema unificador es el tema del Pacto. Estos podrían parecer dos temas distintos, pero como dice Roberts: “[…]estos dos enfoques no se contradicen, pues las promesas de pacto de Dios son las promesas del reino” (p. 22).

El autor define el reino de Dios como “el pueblo de Dios en el lugar de Dios bajo el gobierno y bendición de Dios” (p. 22). Este tema unifica la Biblia, y Roberts hace una división de la misma en ocho secciones para entender su visión panorámica. “El gran panorama divino” se estructura de esta manera:

Antiguo Testamento

  1. El patrón del reino
  1. El reino perdido
  1. El reino prometido
  1. El reino parcial
  1. El reino profetizado

Nuevo Testamento

  1. El reino presente
  1. El reino proclamado
  1. El reino perfeccionado

Un libro dinámico

Este libro no solo es claro en su argumentación: también es práctico y lúdico al presentar su discurso. En cada capítulo podrás encontrar diferentes gráficas y tablas que resumen las enseñanzas de cada sección, haciendo que uno pueda memorizar con mayor facilidad todo el contenido.

Por ejemplo, en la Figura 1 nos encontramos con una clasificación de los diferentes tipos de literatura que encontramos en el Antiguo Testamento.

Por otro lado, la Figura 4 ilustra cómo tanto el Antiguo (AT) como el Nuevo Testamento (NT) se tratan de Jesús. Vaughan explica cómo el AT apunta hacia Él y promete su venida, mientras que en el NT Dios proclama el cumplimiento de todas las promesas.

Conclusión

Cuando Jesús expuso el sentido completo de las Escrituras, los corazones de los discípulos camino a Emaús ardieron (Lc. 24:13-35). El Señor les dio un recorrido comenzando por Moisés y continuando por los profetas; les enseñó cómo toda la revelación progresiva de Dios llegó a la plenitud de su cumplimiento con su Persona. Jesús les mostró como todo apuntaba a Él.

“El gran panorama divino” nos lleva a recorrer el mismo camino. Este libro nos ayuda a ver como los pactos del reino de Dios se cumplen en la Persona y obra del Señor Jesús, pero no para meramente informarnos, sino para que Dios abra nuestros ojos. Así, cuando veamos a Cristo en toda la Biblia, nuestro corazón también arderá con gozo, amor, y fe.


Vaughan Roberts. El gran panorama divino: La Biblia de comienzo a fin. 2012. Torrentes de Vida, 160 pp. Lee una muestra gratis aquí.

[1] Vaughan Roberts, El gran panorama divino, (Colombia: Torrentes de vida, 2003), 9-10
[2] Geerhardus Vos, Teología Bíblica: Antiguo y Nuevo Testamento (Grand Rapids: Eerdmans, 1948), 13