Si has intentado leer toda la Biblia, seguro habrás notado que no está organizada en orden cronológico, y que consta de varios libros dentro de ella escritos en tiempos diferentes.

El Señor nos dio la Biblia en distintos géneros literarios, a través de distintas épocas, usando a hombres con personalidades diferentes, y toda la revelación mantiene una unidad perfecta en su mensaje y propósito, como la unidad de su Autor Divino. Para muchos cristianos a lo largo de la historia (me incluyo), este es un testimonio ineludible de la autoridad y perfección de la Palabra de Dios.

Sin embargo, es cierto que esto puede confundirnos. Si la Biblia no está organizada cronológicamente, ¿cómo está organizada entonces? Entender el orden del canon bíblico puede ayudarnos a entender mejor la Biblia. Estos son los hechos más básicos que necesitamos saber sobre el orden que tenemos de los libros en nuestras Biblias:

  • La mayor división en la organización de la Biblia es la separación entre el Antiguo Testamento (AT), donde tenemos los textos dados para nosotros antes de la venida de Jesús, y el Nuevo Testamento (NT), donde tenemos los libros dados por Dios para nosotros después de la venida de Cristo.

  • El AT posee 39 libros, mientras que el NT posee 27 libros.

  • La organización hebrea del AT es diferente a la que tenemos en nuestras Biblias, aunque contiene exactamente los mismos 39 libros agrupados en 24 o 22 libros.1

  • El orden del AT que usamos refleja el de los libros en la Septuaginta, rechazando los libros apócrifos. La Septuaginta es una traducción del AT al griego, hecha entre los años 250-200 antes de la venida de Jesús. Esta traducción fue muy usada por la iglesia desde su comienzo, y es bastante citada en el NT.

  • La organización del AT que permanece en nuestras Biblias es así: Primero, están los libros atribuidos a Moisés (Génesis-Deuteronomio). Luego, los libros históricos (Josué-Ester). Después, los libros de poesía (Job-Cantares). Siguen los conocidos como profetas mayores (Isaías-Daniel) y profetas menores (Oseas-Malaquías).

  • El NT también está ordenado por géneros literarios. Primero están los libros históricos (los Evangelios y Hechos), luego las epístolas (Romanos-Judas), y por último Apocalipsis.

  • Las epístolas están ordenadas empezando por las escritas por Pablo. Estas se hallan colocadas por orden de tamaño y organizadas en dos categorías: primero las que fueron escritas a iglesias, y luego las cartas personales. Las otras epístolas parecen seguir un orden similar.

Comprender cómo está organizada la Biblia nos ayuda a usarla mejor en nuestro día a día, y también nos recuerda cuán grande es nuestro Dios.

La grandeza y diversidad dentro de la unidad perfecta de la Palabra nos habla la forma maravillosa en que Dios exhaló las Escrituras (usando el lenguaje de 2 Timoteo 3:16). La Biblia es única y es más grande de lo que podemos ver a primera vista, porque su autor es el Señor.

Demos gracias a Dios por su Palabra, mientras seguimos profundizando en ella, para su gloria y nuestro gozo.


1. “En el tiempo de Cristo, el canon del Antiguo Testamento había sido dividido en dos listas de 22 o 24 libros respectivamente, conteniendo cada una todo el mismo material como está en nuestras versiones modernas. En el canon de 24 libros, Jeremías y Lamentaciones fueron considerados como uno, al igual que Jueces y Rut” (The MacArthur NASB Study Bible [Thomas Nelson, 2006], pos. 1493).
Imagen: Lightstock.