¿Cómo podemos escuchar al Señor? ¿Cómo es que Él nos escucha a nosotros? Después de hablarnos sobre Dios, nosotros, y el evangelio, el pastor Otto Sánchez continúa su libro respondiendo a estas importantes interrogantes.

La respuesta a la primera pregunta es clara: Dios nos habla en la Biblia. “Para los cristianos… la Biblia es la Palabra de Dios. Su mensaje central es la salvación para la gloria de Dios y es nuestra única fuente de norma, fe y conducta. Creemos que es la palabra autoritativa de Dios, inerrante e infalible” (p. 126).

El autor nos anima a confiar en ella, brindando algunas pruebas de su veracidad, como su precisión científica e histórica, sus profecías que se han cumplido con exactitud, y el hecho de que ha transformado la vida de incontables personas.

Ningún otro libro en la historia se acerca a tener la importancia y el impacto que la Biblia posee y seguirá teniendo para siempre. Como cristianos, necesitamos entender que en ella tenemos un tesoro más grande del que podemos imaginar. ¿Estamos atesorando la Palabra de Dios?

“Aun con tantos libros, Internet y tanto material virtual, la Biblia sigue siendo la única fuente de revelación divina que tiene el poder para sustentar a los cristianos en su caminar diario con Dios” (p. 131). La Palabra de Dios es una fuente inagotable de la que necesitamos beber. Sin ella, es imposible vivir la vida cristiana.

La respuesta a la segunda pregunta —¿Cómo es que Dios nos escucha a nosotros?— también es clara: por medio de la oración de acuerdo a las Escrituras. “Dios habla a través de Su Palabra, y Su pueblo habla con Él por medio de la oración… Si no tenemos vida de oración, esa ausencia es un indicador de que no amamos a Dios lo suficiente como para hablar con Él y deleitarnos en su presencia” (p. 148-149).

El pastor Sánchez nos enseña que necesitamos vivir en comunicación con Dios conforme a lo que Él ha revelado acerca de sí mismo, en adoración y dependencia de Él.

Así como no podemos vivir la vida cristiana sin la Palabra de Dios, tampoco podemos vivirla sin expresar nuestras palabras a Él. Solo por medio de la oración podemos llegar a disfrutar su presencia con nosotros y experimentar su paz sobrenatural que excede todo conocimiento.


Acompáñanos en nuestra lectura de “Hacia la meta” de Otto Sánchez. ¿No sabes qué es #CoaliciónLee? Ve aquí. ¿Quieres participar? ¡Únete aquí!