Hoy, lunes 21 de agosto del 2017, todo el mundo en Norteamérica y en gran parte de América podrá ver, al menos parcialmente, el evento llamado “el Gran Eclipse Americano”. Aquí hay 9 cosas que debes saber sobre los eclipses y su significado religioso.

  1. Un eclipse solar es un evento celestial donde la luna pasa entre el sol y la Tierra, bloqueando el sol total o parcialmente. Este efecto puede durar hasta tres horas de principio a fin, aunque para este eclipse el tiempo mayor donde la luna cubrirá completamente al sol desde cualquier localidad será de dos minutos y 40 segundos.
  2. El término eclipse es derivado del Latín eclipsis, que a la vez es un derivado del Griego ekleipsis, que significa “un desamparo”, literalmente “dejar en falta, abandonar”, de ekleipein “abandonar un lugar usual, dejar de estar, ser eclipsado”. Durante un eclipse solar, el sol no está “abandonándonos” o “desamparándonos”; lo que causa la oscuridad es que estamos en la sombra de la luna.
  3. Contrario a los mitos populares, la tierra no es el único planeta que tiene eclipses solares. Sin embargo, la Tierra es el único planeta en nuestro sistema solar donde un evento como este puede ser visto desde la superficie del planeta. Ni Mercurio ni Venus tienen lunas, así que no tienen eclipses. Martes tiene dos lunas, pero son muy pequeñas como para bloquear el sol. Júpiter, Saturno, Urano, y Neptuno todos tienen lunas suficientemente grandes, pero están compuestos por gas, por lo que no pudieras estar en la superficie del planeta para ver el eclipse total. Eso deja la Tierra como el mejor planeta en nuestro sistema solar para ver un eclipse total.
  4. Muchas culturas antiguas le atribuían los eclipses solares a que la luna o el sol eran comidos por animales o demonios. En el folklore chino, un eclipse es causado por un perro negro o un dragón que se come el sol. En Vietnam, es un sapo gigante que hace la ingestión solar. Una tribu norteamericana, los Chocktaw, atribuían el fenómeno a una ardilla negra que mordía el sol, mientras que la mitología Hindú dice que el sol es comido por el demonio Rahu. En casi cada cultura que cree que el sol es tragado de alguna manera, la solución es hacer algún tipo de estruendo, un método que ha probado ser 100% efectivo en que el sol regrese.
  5. En muchas religiones (incluyendo el Cristianismo), un eclipse está relacionado a un apocalipsis por venir, ya sea de manera literal o simbólica. En la mitología Nórdica, dos lobos gigantes, Skoll y Fenrir, perseguían al sol y la luna, y si lograban tragar las entidades celestiales, vendría el Ragnarok (el apocalipsis). En las culturas Mayas, un eclipse solar que durara más de un día sería la señal del fin del mundo, un tiempo donde los espíritus de los muertos cobrarían vida y comerían a quienes estuvieran en la tierra.
  6. Basado en una interpretación de Génesis 1:14, el Judaísmo Rabínico considera los eventos celestiales como señales de Dios: “Entonces dijo Dios: “Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales…”. Un eclipse (una lumbrera siendo afligida) es un ejemplo perfecto de estas señales. Como explica el Talmud:

Cuando las lumbreras son afligidas, es una mala señal para el mundo. ¿Con qué podemos compararlo? Con un rey de carne y sangre que ha preparado un festín para sus siervos y ha alistado una linterna para iluminar el lugar. Pero entonces se molesta y le dice a su siervo: “Toma la linterna de delante de ellos y que se sienten en la oscuridad”.

Los académicos judíos sabían que los eclipses eran eventos predecibles, y sin embargo los consideraban como relacionados a acciones humanas. Como explica Yehuda Shurpin, “Un eclipse no es causado por el pecado. Más bien, es una indicación de un tiempo difícil, un tiempo donde hay una predisposición natural para el pecado, y un juicio estricto por ese pecado”.

  1. A través de la historia, muchos cristianos han clamado los eclipses solares como señales proféticas (y este eclipse no es la excepción). Estas conjeturas se basan en diversos versículos bíblicos que son comúnmente asociados con eclipses y juicio divino: Isaías 13:10, Ezequiel 32:7, Joel 2:10, Joel 2:31, Joel 3:15, Mateo 24:29, Marcos 13:24, Apocalipsis 6:12, y Apocalipsis 8:12.
  2. Más que una señal de un desastre inminente, la mayoría de los cristianos consideran que la significancia religiosa de los eclipses es que revelan la majestad del creador (Salmo 19:1). Como dice el astrónomo Hugh Ross, “Yo no creo que sea un accidente que Dios colocó a los seres humanos aquí en la tierra desde donde podemos ver los eclipses solares. Creo que Dios quiere que hagamos estos descubrimientos. Yo diría que Dios hizo un universo tan bello con propósito, y una de esas bellezas es un eclipse solar.
  3. Durante un eclipse, mirar directamente al sol no es seguro, excepto durante la breve fase del eclipse solar total. Cuando la luna está obstruyendo completamente el sol, la luz emitida es solo radiación electromagnética. La única manera segura de ver un eclipse parcial es a través de filtros solares especiales o visores solares. También puedes verlo indirectamente a través un proyector tipo alfiler. La forma más segura de verlo es a través del livestream de la NASA, de las 11:45 a las 4PM, hora del Este.

Publicado originalmente en The Gospel Coalition.